left USUARIO

Historia

Nuestra Historia

Hacer memoria, evocar el pasado,

rememorar para no olvidar, olvidar para volver a existir, son todos los mecanismos de los que nos valemos a lo largo de nuestra vida para permanecer en el tiempo intentando que nuestros proyectos nos sobrevivan y logren significatividad para los otros.  De eso precisamente se intentará dar cuenta en este pequeño relato de la memoria del Liceo Taller San Miguel.


El Liceo Taller San Miguel nace en el año 1991 bajo la figura de un taller de arte y un jardín infantil que denominamos "Mi taller". Ambas iniciativas recogían el sueño de crear un espacio de iniciación en la creación artística vinculada al campo de la educación. En esta empresa me acompañó mi hija Ana Milena Naranjo, quien asumió conmigo el reto de abrir nuestra primera sede ubicada en el barrio Maraya, en un espacio que para su apertura albergó 50 niños distribuidos en diferentes grupos. En las mañanas el espacio estaba destinado al Jardín Infantil, que en su inicio contó con la asistencia de 12 niños; en las tardes se ofrecían clases de arte para grupos que asistían de lunes a viernes en horarios previamente pactados con los padres. En este espacio trabajamos hasta 1993, año en el que nos vimos en la necesidad de ocupar una sede más amplia para responder a la creciente demanda de cupos, tanto en los talleres de arte como en el preescolar, ciclo que se completó desde párvulos hasta kínder obteniendo aprobación de la Secretaria de Educación Departamental mediante la licencia 0032 del 21 de febrero de 1994. 

  En 1995 un grupo de padres de familia que nos había acompañado en el proceso y que veían suficientes fortalezas en nuestro proyecto educativo y en nuestro modelo pedagógico, nos propuso estructurar el nivel de Primaria de tal manera que los niños pudieran continuar sus estudios dentro de la misma institución. Esta iniciativa significó un gran reto para nosotros, pues en un principio habíamos optado por privilegiar sólo el nivel de Preescolar, claro está, manteniendo nuestra mirada sobre el arte como núcleo articulador de todo el programa formativo. La idea de darle continuidad al proceso hasta alcanzar el desarrollo de la Básica Primaria y Media, estuvo rondando nuestra cabeza durante varios años. Fue así como cuatro años más tarde decidimos dar el paso definitivo hacia ese objetivo asumiendo el reto de crear un PEI actualizado e innovador, capaz de responder a las demandas de la educación del siglo XXI, en términos académicos, pedagógicos y multiculturales. Aspirábamos que nuestra institución lograra ubicarse al nivel de los mejores colegios de la región, con una concepción renovada del ser humano que queríamos formar.   





Además de configurar nuestro horizonte de formación, debíamos pensar el nombre que adoptaría el colegio. La filosofía y los principios que habían orientado la creación de la institución en donde las artes se constituían en un eje nuclear, sirvieron de argumento para conservar la palabra TALLER vinculada al nombre que por consenso entre miembros del equipo de colaboradores y de los que actuábamos desde la dirección, habíamos elegido para nuestro colegio. En adelante, entonces, nos llamaríamos LICEO TALLER SAN MIGUEL y, además de nuestra propuesta educativa articulada al arte, implementaríamos también un programa de bilingüismo, dentro de los estándares internacionales definidos para este tipo de instituciones.  

Con este mismo espíritu innovador asumimos el reto de construir planes de estudio propios, dentro de los marcos orientadores del Ministerio de Educación Nacional, pero con un sello personal que ha buscado contextualizar estos referentes dentro de los principios que han inspirado nuestra existencia.  

Con el fin de garantizar la incorporación y la continuidad de nuestro proyecto educativo, decidimos articular el crecimiento de la institución con el avance de los planes de estudio. En 1999 iniciamos con el grado Transición y año tras año se incrementó el grado subsiguiente. Es por esto que en el año 2010 presentamos a la comunidad educativa y a la sociedad en general nuestra primera promoción.  

La autorización para el desarrollo del ciclo hasta el grado Noveno de Básica Secundaria nos fue otorgada mediante la Resolución 0274 del 4 de mayo de 2000, por la Secretaria de Educación Departamental y para el ciclo de la Media Académica el 11 de septiembre de 2009, a través de la Resolución 3484 expedida por el Ministerio de Educación Nacional, completando con esto la aprobación del ciclo completo.

Una sede propia

Ante el progresivo crecimiento de la institución (para el año 2000 contábamos con tres sedes alternas, dos en los Alpes y una en la Circunvalar), nos pusimos como meta tener una sede propia, acondicionada con los recursos, medios y escenarios educativos necesarios para el fortalecimiento del programa formativo. Por la riqueza paisajística y ecológica, el clima, la ubicación y seguridad elegimos un lote ubicada en el kilómetro 8 en la vía a Armenia, en un perímetro privilegiado también por otras instituciones educativas de la ciudad. El diseño y construcción del proyecto ha estado a cargo del Arquitecto Juan Carlos De León N., quien teniendo en cuenta nuestros principios de respeto y cuidado por el medio ambiente, proyectó una construcción con materiales propios de la zona, como la guadua, que se integra de manera armónica con el paisaje, respetando la topografía del terreno y evitando un impacto severo en el medio. Todo el proceso respondió a un plan de expansión de aulas y espacios, en proporción al incremento de los grados de cada ciclo y las necesidades de funcionamiento requeridas.

Semana a semana realizábamos visitas a la sede campestre con los niños del colegio como estrategia para familiarizarlos con el espacio y hacerlos partícipes del proceso. Estas salidas se constituían en verdaderas jornadas educativas y de esparcimiento, siendo además en pretexto para empezar la conformación de nuestra granja e ir demarcando los senderos ambientales que hoy tenemos.  





Para el segundo semestre del año 2000 ya se tenían habilitadas las aulas correspondientes a los bloques de Preescolar y Primaria, algunas zonas verdes y áreas de juego, así que planeamos la conclusión del año escolar en nuestro propio espacio. Para esta época se habían integrado a la Junta Directiva de la Institución mis hijas Victoria Eugenia y María Teresa Naranjo Tisnes. Aprovechando su traslado a la ciudad de Vancouver, Canadá, Victoria Eugenia asume bajo su responsabilidad la creación de los programas de intercambio estudiantil y los campamentos de verano, así como la gestión de convenios para la internacionalización y el intercambio cultural de nuestros estudiantes, como el establecido con los colegios de West Vancouver y el Distrito de Victoria B.C. Los campamentos de verano han sido institucionalizados y se ofrecen cada año, especialmente para los niños que cursan los grados 6° y 7°. Por su parte María Teresa se vinculó inicialmente como docente del área de Ciencias Naturales, luego como coordinadora de eventos, para asumir desde el 2008 todo el proceso de creación y estructuración del área administrativa de la institución. Actualmente tiene bajo su responsabilidad el Departamento de Gestión del Talento Humano.  

El esfuerzo, la persistencia, la pasión, el amor por el trabajo, la convicción en lo que hacemos, han sido pilares fundamentales de esta gran empresa familiar a la que poco a poco se han integrado un capital humano convencido de nuestras metas y objetivos: docentes, directivos académicos, empleados de servicios, padres de familia, estudiantes y colaboradores. Gracias al trabajo coordinado de todos ellos, al compromiso con nuestra misión y al horizonte de proyección que hemos trazado, en abril del año 2010 obtuvimos la Acreditación Internacional de nuestra institución otorgada por la entidad acreditadora AdvancEd, con sede en Atlanta E.E.U.U.; un logro que, además de certificar los altos estándares de calidad de nuestro programa educativo, se convierte en un garante de la permanencia y continuidad de los servicios educativos que ofrecemos y del mejoramiento continuo que debe acompañar nuestro plan diario de trabajo.



                              

Teresa Tisnes 

Presidente Junta Directiva 

2017 © Liceo Taller San Miguel Todos los Derechos Reservados